La nueva definición del autismo (el espectro autista en el DSM V)

dsm5

La definición y diagnóstico de autismo ha cambiado a partir de este año.

 Ahora, dentro del “espectro autista” se ha incluido a diversos trastornos que antes no estaban incluidos en ese concepto.

 Este cambio se dio a partir del  nuevo DSM (siglas para “Diagnosis and Statistic Manual of Mental Disorders” o “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”) el DSM V, desarrollado por la Asociación Americana de Psiquiatría y que es como la “Biblia” para los psiquiatras y psicólogos en el mundo, debido a que sienta, se esté de acuerdo o no, parámetros que son usualmente seguidos en todo el mundo.

 El autismo hace 30 años

 En el DSM III, publicado en 1980, el autismo era descrito bajo un solo término: “autismo infantil” e incluía una serie de características:

 • El inicio antes de los 30 meses de edad

• Extendida falta de respuesta a otras personas (autismo)

• Grave déficit en el desarrollo del lenguaje

• Si la palabra está presente, los patrones del habla peculiares, como la ecolalia inmediata y diferida, el lenguaje metafórico, inversión pronominal.

• Respuestas extrañas a diversos aspectos del medio ambiente, por ejemplo, la resistencia al cambio, peculiar interés en o accesorios a objetos animados o inanimados.

• Ausencia de ideas delirantes, alucinaciones, pérdida de asociaciones, e incoherencia como en la esquizofrenia.

Hasta antes de 1980, el autismo era considerado un síntoma de esquizofrenia. En ese DSM, el autismo salió de las psicosis infantiles y fue incluido ya dentro de “Trastornos profundos del desarrollo”.

 El trastorno autista y los demás

En 1987, en una adición al DSM III llamada DSM III-R se incluyó ya el término “trastorno autista”.

 Los trastornos mentales quedaban así divididos en dos, los que podrían dentro del “trastorno autista” y los padecimientos restantes bajo el rubro de “trastorno generalizado del desarrollo no especificado”.

 El asperger y el PPD-NOS en 1994

 Por sorprendente que sea, es hasta 1994, hace unos 20 años, cuando se reconoce en el DSM IV por primera vez el “Síndrome de Asperger”, mientras que la descripción de PPD-NOS (Pervasive Developmnet Disorder Not Otherwise Specified o Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado de otra manera)  se mantiene para otros trastornos similares al autismo, pero que no cumplen por completo las especificaciones.

 En el 2000, cinco categorías para los Trastornos Generalizados del Desarrollo

 Seis años después, en una adición al DSM, la DSM-IV-TR, se definen ya cinco categorías para los trastornos del desarrollo:

  •  Trastorno Autista
  • Trastorno de Rett
  • Trastorno Desintegrativo Infantil
  • Trastorno de Asperger
  • Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado

  

Ahora, el “espectro autista”

Y ahora, en el 2013, con el DSM IV, se formaliza lo que ya se venía comentando y manejando desde hace algún tiempo: se crea un solo “espectro autista” o “Trastorno del Espectro Autista” (TEA).

En el TEA o “espectro autista” se incluyen a personas con características de:

  • Trastorno autista (autismo “clásico”)
  • Trastorno de Asperger
  • Trastorno Desintegrativo Infantil
  • Trastorno Generalizado del Desarrollo no especificado

Por su parte, el Trastorno de Rett sale de este rubro de Trastornos Generalizados del Desarrollo.

Las implicaciones

Para cuestiones de servicios de salud, coberturas de seguro médico (por ejemplo en EU), este redefinición puede tener muchas ventajas para los pacientes y sus familias. Sin embargo, en cuanto al diagnóstico, puede también causar ahora imprecisiones o errores. Veremos cómo evoluciona el debate entre especialistas.

¿Qué es el autismo?

autismopic

El autismo en un desorden de espectro. Esto es, los síntomas y características del autismo pueden presentarse en una amplia gama de combinaciones desde moderadas hasta severas.

Aunque el autismo es definido bajo cierto criterio de comportamiento, las personas pueden presentar cualquier combinación de conductas en cualquier grado de severidad. Dos niños pueden tener el mismo diagnóstico y sin embargo ser tan diferentes el uno del otro y presentar diferentes habilidades. Por lo tanto no existe tal cosa como una persona autista. «típica».

«Los papas» pueden escuchar diferentes terminologías situadas a lo largo del espectro, como «conductas autistas» «autismo de alto funcionamiento» de «bajo funcionamiento» «autista leve», etc., lo mas importante de entender es, que independientemente del diagnóstico», los niños pueden aprender a adquirir nuevas habilidades y mostrar progreso con la educación y entrenamiento adecuado.

Dado que los criterios diagnósticos cambian y las investigaciones nos llevan a nuevas terminologías, se engloba en la palabra «autismo» o «espectro autista» a los desórdenes anteriores.

El autismo es el resultado de una afectación neurológica que se presenta en los primeros tres años de vida, afecta aproximadamente a 1 en cada 500 niños (CDC,97) y es 4 veces mas común en niños que en niñas. El autismo es severamente incapacitante y dura de por vida.

Se estima que actualmente más de medio millón de personas en Estados Unidos padezcan de autismo. Su prevalencia lo hace estar dentro de los primeros problemas del desarrollo, pero aún así, la gran mayoría de los profesionales de la salud, educadores y comunidad en general se encuentra inconsciente o mal informada respecto a cómo el autismo puede afectar a los niños, y cómo se deben implementar programas terapéuticos para trabajarlos efectivamente.

El autismo es un síndrome definido conductalmente, aún cuando es el resultado de un desorden neurológico, hasta la fecha ningún examen de laboratorio puede diagnosticarlo, sólo mediante la observación directa de la conducta del niño, la historia clínica y los datos sobre el desarrollo de los primeros años de vida se llegará al diagnóstico correcto. Es por esto la necesidad de un equipo multidisciplinario en el establecimiento del diagnóstico correcto, esencialmente la colaboración y comunicación directa entre el neurólogo pediatra especializado en desórdenes del neurodesarrollo, y el psicólogo también con experiencia directa dentro del este campo.

La expresión de la afectación se muestra como sigue:

Comunicación: la aparición de la comunicación puede verse retrasada o no presentarse en lo absoluto; el uso de las palabras puede no estar asociado con el significado, pueden presentar ecolalia. Sus tiempos de atención y concentración son cortos

Interacción Social: prefiere estar solo y no se involucra en juegos con compañeros de edad; no tiene amigos; falla en las respuestas sociales de atención visual y sonrisa social; Integración Sensorial: las respuestas a estímulos sensoriales se encuentran afectadas

Juego: carencia del juego espontáneo o imaginativo; no imita otras acciones; no presenta juego imaginativo;

Comportamiento: puede ser muy inquieto o muy pasivo; presenta berrinches frecuentes sin ninguna razón evidente; pueden presentar comportamiento obsesivo, perseverante, ritualista o estereotipado carencia evidente del sentido común; puede presentar conductas agresivas o auto lesivas; a menudo se le dificultan los cambios de rutina.

El autismo es tratable

No existe cura todavía, pero el autismo es tratable. El diagnóstico y la intervención a temprana edad son de vital importancia para el futuro desarrollo del niño. Hasta la fecha, la modificación de conducta ha probado ser lo más efectivo para niños autistas o con desórdenes neurológicos relacionados. Mediante técnicas como refuerzo positivo, encadenamiento, aproximaciones sucesivas, etc., los objetivos van encaminados a reducir las conductas inadecuadas, repetitivas o estereotipadas, establecer nuevas habilidades e incrementar las ya existentes.

Dentro de las expectativas para el futuro, se tiene que algunos niños puedan llegar a lograr un comportamiento socialmente aceptable, reducir los estados de tensión y frustración, establecer un sistema de comunicación funcional y desarrollar habilidades cognoscitivas y de independencia personal. Sin embargo, la mayor parte de ellos continúan mostrándose afectados por el síndrome y algunos en forma severa.

Los indicadores mas favorables para un pronóstico alentador son el lenguaje funcional y la capacidad cognoscitiva. Los niños que desarrollan lenguaje espontáneo y funcional alrededor de los 6 años tienen mejores expectativas para su desarrollo. De igual modo, la participación de los padres, la integración a al comunidad, el diagnóstico temprano, la intervención oportuna y la enseñanza programada contribuirán a disponer de un mejor futuro para el niño

Bienvenidos al Blog de Aprendde

aprenddelogo

Aprendde significa Asociación de Profesionistas Especializados en Desórdenes del Desarrollo y es una institución presente en Monterrey desde 1991, tiempo en el que se ha dedicado a dar servicio a niños con necesidades especiales que presentan algún desorden del desarrollo.

Aprendde, además, brinda atención a niños con alteraciones o trastornos neurológicos que afecten al aprendizaje, la socialización y la comunicación.

Atendemos,por ejemplo, síndromes como Landau-Kleffner, afasias secundarias a epilepsia, etcétera, ydesórdenes genéticos como Prader Willi, Esclerosis Tuberosa, X- Frágil y Rett, entre otros, que generan un retraso y dificultad en la adquisición de las habilidades y madurez correspondientes a la edad cronológica del niño.

En Aprendde nos definimos como centro terapéutico y no somos una escuela afiliada a la Secretaría de Educación, ya que nuestro objetivo primordial es integrar a un sistema escolar regularizado a nuestros niños, siempre que las posibilidades particulares del mismo lo permitan.

La atención se extiende tanto al niño como a su familia, ya que a esta última se le proporciona entrenamiento así como las herramientas necesarias para trabajar con su hijo en el hogar, de manera que se obtenga una continuidad en la estructura y que el niño logre generalizar sus avances en los diferentes medios (terapéutico, familiar, social, escolar, entre otros).